Declaraciones irrelevantes


Soy una terrible columnista. Intenté serlo en dos ocasiones con una columna de emisión semanal en un periódico local. Honestamente creo que mis textos eran aburridos y no cumplían con el formato característico que debe tener una columna. En la primera ocasión la mantuve por más de un año. Creo que entonces yo pensaba que tenía cosas importantes que decir. Sin embargo la abandoné así como suelo abandonar algunas cosas o personas, simplemente un día no vuelvo más y luego me cuesta un enorme trabajo volver, así que ya no vuelvo. De cualquier forma hice un segundo intento y terminó en lo mismo. Fracaso total luego de algunos meses en que dificultosamente logré mantener una cierta periodicidad. Ayer en un suplemento cultural salió publicado un artículo de viaje que escribí. Creo que eso es a lo más que podría llegar, a colaboradora ocasional de alguna publicación. No más. Dicho esto, me siento mejor.

Comentarios

sylvíssima dijo…
como que las columnas son lo mío. no son dóricas ni jónicas, supongo que apilo párrafos. es difícil, pero es un ejercicio. y claro no a todo mundo le gusta hacer abdominales o sentadillas escriturales. pregúntome de qué iba tu columna.
Sara Uribe dijo…
Jajaja, en realidad era un desmadre, iba de todo y de nada: reseñas, notas de viaje (que creo que en esas me iba mejor)y apuntes varios sobre diferentes temas. Repito, era un desmadre.
Sara Uribe dijo…
Este era el blog de mis columnas: http://prohibidoandarenbicicleta.blogspot.com/
sylvíssima dijo…
voyeurismo columnista, eso haré con esa liga. gracias!

Entradas populares