Retrato hablado de la fiera

.
Recuerdo que el amor era una blanda furia
no expresable en palabras.
Y mismamente recuerdo
que el amor era una fiera lentísima:
mordía con sus colmillos de azúcar
y endulzaba el muñón al desprender el brazo.
Eso sí lo recuerdo.
Rey de las fieras,
jauría de flores carnívoras, ramo de tigres
era el amor, según recuerdo.

.

¡Tigre, tigre!, Eduardo Lizalde, 1985, Fondo de Cultura Económica.
.

Comentarios

abril dijo…
Tengo ese libro sobre el escritorio. Lo tomé precisamente porque quería recordar ese poema. Qué más decir.

Abrazo
Dumuro dijo…
See Please Here
sarauribe_26 dijo…
Pues el libro llegó a mí porque iba a ser depurado de una biblioteca y una persona que trabaja ahí me lo trajo porque sabe que me gusta leer y pensó que me podría gustar. Ese poema y todo el libro es muy bueno, lo estoy disfrutando. Qué coincidencia.

Entradas populares