Atrapasueños



Tuve sueños extraños y amanecí un poco triste. En mi sueño llevaba a un hombre moribundo al hospital. Creo que soñé eso porque recién me enteré que el ingeniero Balderas está en fase terminal del cáncer que padece. El ingeniero ha sido mi compañero de trabajo por cuatro años. Meses antes de que enfermara viajé mucho con él al cuatro distrito para hacer un levantamiento sobre los artesanos de la zona. Es un hombre sencillo, puede resolverlo todo, siempre está de muy buen humor y es un gran conversador. Uno de esos días, estando en Tula, después de haber entrevistado artesanos durante todo el día, pasamos por un depósito a comprar unos six de cerveza y en una mesita en el patio del hotel nos pusimos a beber y a platicar. Nos dieron las dos de la mañana. Estábamos ya un poco ebrios. Él me estaba platicando la historia de su vida. Al día siguiente nos levantamos temprano y almorzamos unas gorditas en el camino. Me acuerdo que viajando con él en carretera y mientras intentaba enseñarme a manejar, pensé que me hubiera gustado tener un padre como él.

Comentarios

Entradas populares