Breve invocación


Traer hasta aquí las palabras proscritas.
Cada gesto.
Cada ademán.
Traer el lenguaje no verbal 
y la palabra pronunciada.
Cada inflexión.
Cada sonido gutural.
Traer hasta aquí el cúmulo y la nebulosa.
Traer los picos pardos y las mosquitas muertas.
Traer los cascos ligeros y los kikirikíes.
Traer aquí los intersticios del lenguaje.
Lo cacofónico y lo polifónico.
Todas las nomenclaturas.
Traer todas las malas palabras que en la infancia nos prohibieron.
Traer cabrón.
Traer hijo de puta.
Traer vetealaverga.
Traer aquí las palabras que jamás nos atrevimos a decir.
O las que no conocíamos y escuchamos de los otros.
Las palabras que repetimos sin saber qué significaban.
Monjamonjamonjamón.
Broncabroncabroncabrón.
Traer aquí las palabras que pronunciamos en sueños.
Los idiomas sin sentido.
Los vocablos inútiles.
Traer aquí las palabras que no bastan.
Las que en la punta de la len.
Traer aquí la palabra que bastará 
para sanar el alma que no tengo.

Comentarios

Entradas populares