Deja vú



Salir del amor como quien sale de una alberca tibia. 
Como quien abandona aguas en calma. 
Un mar o una piscina. Un lago. Un río. 
Una ilusión de quietud que termina cuando uno pone un pie fuera del agua.
Eso.
Poner un pie fuera del agua y tomar la toalla o la bata o el vestido.
Terminar un pequeño paseo. 
Una indagatoria sobre las aguas, la tibieza o el amor.
Salir de las aguas como quien camina sobre ellas.
Esa certeza de ser invencible, la fuerza en los brazos y en las piernas.
Las zancadas y las brazadas y la lentitud del la ola que se retira.
Salir del mar como quien se aleja de un oleaje o del amor.
Pensar en la tibieza de esas aguas que sigue ahí.
En piscinas cuya quietud nos aguarda.

Comentarios

Entradas populares