Forest piece (1965) Gerhard Richter


1. Soñé que Marco y yo viajábamos hacia la frontera. // Hacia una frontera. // Perdíamos el vuelo y luego el autobús. // Terminábamos varados en una enorme casa blanca. // Llovía.

2. He estado en modalidad correctora de estilo en estos días. // En la oficina cédulas para murales, trípticos, oficios, cédulas para tótems. // Terminé por fin la versión definitiva de Antígona González, ah, ese Tiresias. // Las correcciones de Siam están casi listas y me ha dicho la editora que en un par de semanas me tendrá las galeras. No pensé que el libro estaría listo tan pronto. // Respecto a Magnitud sigo en espera de que Benito me devuelva la llamada. Si no se pone vivo y nos da un domi pronto, le he dicho a Marco que recurramos a una impresión alternativa. // Los poemas inéditos saldrán en la revista queretana en julio, eso me han confirmado.

3. En vista de la publicación de Siam me veo en la penosa necesidad de requerir una sesión fotográfica en calidad de urgente. Marco insiste en que no le gustan las fotos anteriores que tengo de mí. A mi no es que no me gusten, sino que siento que ya no me representan. Con todo el dolor de mi flojera en esas lides, tendré que hablar con Isaac y pedirle que me haga una sesión. // Ojalá podamos conseguir una buena fotografía en esa pared donde alguien rayó "Los zombis". // Acabo de llamar a Isaac por teléfono, hemos quedado en hacer las pruebas a partir del lunes.

4. El verano llegó y yo que hace unas semanas tenía tantas ganas de ir a la playa me encuentro un poco apática al respecto. // El reporte del clima dice que no lloverá pero yo me imagino más en casa, leyendo y tratando de avanzar con los pendientes de la oficina que hoy parecieron crecer de manera exponencial, solucionaba uno y aparecían tres o cuatro más. // Sí, como gremlins. 


5. He dejado para luego las reparaciones pendientes que hay en la finca: algunos vidrios y mosquiteros, las cortinas, los contactos y la tierra, las chapas y esmalte de puertas. // Cuánto trabajo para dejar una casa algo más que habitable, llevo aquí casi año y medio y aún faltan tantas cosas por finiquitar. // Tampoco he tenido la fuerza de voluntad para hacer lo del pasaporte y la visa, pero carajo hay que decir que ni siquiera he tenido las fuerzas para llevar los pantalones nuevos que necesitan bastilla al sastre. // Viva la procrastinación.


6. He estado soñando muchas casas enorme y blancas ultimamente. ¿Qué diría Freud al respecto? ¿Qué diría mi terapeuta? // Me pregunté (pero leve) por qué esquivé a mi terapeuta en el super. No lo sé a ciencia cierta, sólo sentí que estaba fuera de contexto. Que estábamos fuera de contexto ambos. Nos faltaba el consultorio, la música relajante, el sillón rojo. 


7. Decidí no hacer drama y creo que lo he cumplido. Es cierto, he hecho algunas trampas. He dejado que las hagas. Porque sí. Porque tampoco tiene que ser todo tan correcto y tan premeditado y tan claro. // Porque a veces, sí, el mejor camino para llegar a la salida de emergencia es quedarse quieto. // O moverse un poco y no salir en la foto.


8. Zizek y Yoko siguen huyendo. Los gatos furtivos. Ah, pero cómo comen. 


9. Me llaman para ir a una fiesta llena de politiquillos y gente de sociedad provinciana de ésas que detesto. // Digo que tengo que ir a la ópera, miento [es en serio, hay ópera hoy en la ciudad, pero miento al decir que iré]. // Mi interlocutor me insiste en que vaya después, la fiesta será larga. Le digo que mañana temprano tengo que estar en una ceremonia cívica de uno de los escritores  más importantes del estado [Juan B. Tijerina] [aquí no miento, hoy debería dormirme temprano]. // Mi interlocutor, con quien me he curado las más largas borracheras insiste en que vaya. Esgrimo que no tengo vehículo para regresar a casa. Te llevamos, argumenta. Pero no, ni así me convence. No me gusta depender de otros para regresar a casa, añado. Si estuviéramos en Tampico donde podría tomar un taxi a la hora que quisiera irme, tal vez. // Mi interlocutor suelta un "mamona" resentido. Le digo, pero mañana nos vemos ¿que, no? Sólo estaré esta noche en la ciudad, dice con tono melodramático y quejica. // Ya para terminar le digo: ya me conoces, no me gusta estar en fiestas con desconocidos [esta es una verdad a medias, lo que pasa es que no quiero estar en una fiesta con esos desconocidos en particular]. // Por otra parte luego de colgar el teléfono y sentir la frustración y vituperios silenciosos de mi interlocutor, me imaginé yendo a la fiesta. Lo primero que pensé es ¿qué me pondría y qué haría en la hipotética situación de tener que esta ahí esta noche? // Me pondría ese vestido café que tanto me gusta. Bebería tres o cuatro cervezas, justo para estar en ese estado pre-etílico que ya he señalado como mi favorito. Y me dedicaría a proferir opiniones políticamente incorrectas subiendo el tono de mi voz con la intención de incomodar a más de uno. 


10. Habrá un ciclo de Almodóvar en la Cineteca de la ciudad. Quiero ir. Una de mis películas favoritas en la vida es Todo sobre mi madre. Me gusta la forma en que hablan y viven, la intensidad de sus personajes. Me involucran. Me hacen quererlos como si fueran reales. // Pero no, yo no quisiera ser una chica Almodóvar, ni como la Maura ni como Victoria Abril. // Yo lo que necesito es un bosque.

Comentarios

Unknown dijo…
Juego entre pintura y fotografía
http://www.olemiarte.com/blog/noticias/gerhard-richter-inclasificable/

Entradas populares