Breves de jueves que no es jueves es junio



a) Hace años que no sueño que vuelo. Era un sueño recurrente en la universidad. Soñar que volaba y quedarme varada, enredada en los cables de electricidad. Los postes quietos.

b) Leo los diarios tempranos de Susan Sontag. He tenido la idea de escribir algo a partir de la carta de David Reiff. Es hermosa y ascéptica. Es la carta de un hijo que amó a la mujer que fue su madre y a su madre. 

c) Gatitos 1 y 2, ya casi bautizados como Yoko y Zizek ayer comieron croquetas y bebieron leche. Hicieron sus necesidades en la arena recién puesta. Se escondieron todo el día en las cosas de Gustavo. Luego anduvieron por la sala y terminaron echaditos bajo el comedor. Su gata madre anduvo llorosa, rondando. Gatitos 3 y 4 están fuera de nuestro alcance e intenciones.

d) Hoy regresé a la pista del estadio. Hay un gran revuelo de hombres trabajando en las gradas y en las cercas. Me parece que las modificaciones serán mínimas. Remozamiento, que le llaman. Pero nada en serio. La pista necesitaría algunos cuidados, supongo.

e) Estoy pensando en pasillos y mecedoras. Estoy pensando en azoteas.

f) ¿Cómo explicar a alguien que los inicios pueden no llevar mayúsculas, que a veces uno se introduce, se desliza subrepticiamente, como señala Foucault, al orden de un discurso tal?

g) ¿Y cómo explicarle a alguien que el orden es también desorden, que el orden es también azar?

h) Hace días que El Leve Pedro me ronda la cabeza. Salir volando. Eso. 

i) Encontrar la justa medida para no salir volando, pero flotar flotar flotar.

j) En eso pensaba cuando veía volar su cuerpo. Justamente en eso.


Comentarios

Entradas populares