Días así

Hoy regresé a la oficina. Al salir vine a casa, me comí una natilla y batallé con un arroz con leche que no pude comer bien. Me dormí un par de horas y fui al super por más ensures e isodine bucofaríngeo. Terminé comprando unos shorts y una promoción de sobrecitos de nescafé que incluía una taza transparente. Luego, para estrenar la taza, la llené de nieve de limón que acompañé de un jugo de frutas. La neta es que ya estoy cansada de la dieta blanda. Todavía tengo dolor (sigo tomando analgésicos y antibiótico) y un poco, ya muy poco de inflamación. Los puntos me los retirarán el lunes. 


Hoy fue un día nublado. Bochornoso y nublado, pero tranquilo. Fui a trabajar, descansé, fui a hacer compras. Todo tranquilo.


Hoy fue un día nublado y yo no pude dejar de pensar en los setenta y dos. En el contenido de cierta carta, de ciertas pesadillas.

Comentarios

Ramón Mier dijo…
Te echo de menos raraú.

Entradas populares