Subtexto


Hoy por la mañana compré un pastel y un par de capuchinos. Me gustó la sensación de comprar ese pastel, llegar con él en las manos y entregarlo con un abrazo al cumpleañero. Hoy descubrí que me gusta comprar y regalar pasteles. El capuchino estaba delicioso y la mañana nublada. Me invadió una melancolía dulce, un cierto estar de viaje. Al salir de la oficina comí un caldo de pollo en el Salads y dormí la tarde mientras un disco de son jarocho sonaba en mi sala. Ya luego en el Degas consumí un té de durazno y un pan de elote (sin Capote). Ahora escucho a Vicentico antes de dormir.

Comentarios

polvo de menta dijo…
...se ve muy rico-bonito.

Entradas populares