Colectivo


Esto posteó Esme:

"Ella llora a mi lado, sus sollozos no son silenciosos, (por qué escogió sentarse a mi lado, si iba a llorar). Se siente bien? -alguien le pregunta. Se siente mal señora, quiere que me detenga? -pregunta el chofer. Ella no dice nada, pero su llanto se acentúa.

Nunca me había puesto a pensar en cuánta gente escoge el transporte colectivo para ponerse a llorar. Nadie conoce a nadie, sin embargo existe esa especie de complicidad. Es una complicidad que acompaña a la ciudad, ese sentir que pesa sobre ella: sobre todos."



Siempre he mirado con compasión a quienes lloran en la calle o en el autobús, no me da curiosidad saber porqué lo hacen ni siento el impulso de consolarlos, pero me pone un poco triste, he de admitir.

Yo nunca había llorado así, en el transporte colectivo, sentada al lado de extraños, percibiendo sus miradas, sus murmullos, y el otro día fue así, iba llorando por una tontería (la computadora de mi oficina tronó de repente) pero sé que no era por eso que lloraba, eso era sólo un detonador, un símbolo, iba en un carro de ruta y entonces supe lo que se siente ser ese que llora al lado de uno.

Comentarios

carlos dijo…
Estación: El mirador del Castillo, jeje.
esme dijo…
Mi Sara: yo no lo puse, pero casi lloraba también.

esme
Camila dijo…
Muy buen escrito, Sara. Repleto de humanidad.

muchos saludos!
Sara Uribe dijo…
Camila:

qué gusto verte pasar por aquí, espero que te encuentres bien, saludos!!!!!!

Entradas populares