La vida (y el cuerpo reinventado) está(n) en otra parte, o de cómo (mi querido Capote) no se siente nada


Este fin de semana, primero sin saberlo y luego conscientemente, he iniciado una investigación sobre el cuerpo. Quiero saber todo de él. Necesito un libro que me diga cómo se llama cada hueso, cada músculo, cada articulación. Sus órganos, su funcionamiento. El Santos y yo concebimos la idea de un proyecto que mezclará poesía, danza, música y video. Anoche comencé a escribir algo parecido a un boceto. Ideas sueltas eso es todo, pero me di cuenta que del tema del que quiero hablar en este proyecto es el cuerpo. Estuve platicando con mi hermana al respecto y esta charla resultó un disparador de ideas.

Creo, como escribía en el borrador de anoche, que mucho tiempo, en cierto sentido viví fuera del cuerpo, quienes me conocieron cuando llegué a Tampico sabrán lo difícil que era para mí saludar de beso, abrazar a la gente, me ponía nerviosa y tensa. Fue Leobardo el que sin saberlo me cambió la vida, por él aprendí a ser libre a ese respecto. Es irónico porque quizá nunca lo sepa, tengo probablemente diez años sin hablar con él (¿cómo es eso posible?). El otro día lo vi, iba caminando por la central camionera. Se veía como él mismo, sólo que más cansado, más viejo. Parecía como si llevara un gran peso sobre su espalda. Yo sé cuál sigue siendo ese peso. En fin.

Por otra parte si alguien vive consciente de su cuerpo es Santos. Necesito urgentemente entrar a su taller de conciencia corporal. Necesito de todas las experiencias y manifestaciones relativas al cuerpo. Tengo que hacer una especie de lista. Por ejemplo las luchas, nunca he asistido a una función de lucha libre, una corrida de toros, por ejemplo, tampoco estaría mal.

Y es que este fin de semana el cuerpo como nunca, como otro ajeno y de pronto mío, recobrado, construido, nuevo, mejor aún: reinventado. Una de las razones: durante mucho tiempo sentí pena de bailar. Lo curioso es que de niña yo bailaba muchísimo, me recuerdo bailando música tropical en las fiestas de la colonia, es más, recuerdo que tenía ocho o nueve años y sacaba a bailar a los muchachos a los que mi mamá les rentaba cuartos. No sólo bailaba con los niños sino que tenía el atrevimiento de sacar a bailar a los muchachos grandes. Muchas veces me pregunté a dónde fue toda esa seguridad, que sólo hasta ahora atisbo posible.

Este fin de semana bailé como jamás había bailado en toda mi vida y me sentí tan libre, tan otra y tan yo al mismo tiempo. El jueves: los cuerpos desconocidos, (la música electrónica), ser espectador y escenario, ser objeto-sujeto-predicado-verbo del deseo: de la mirada, ser cuerpo y sólo cuerpo sin pensamiento. El viernes: los cuerpos revisitados, (la salsa y los ritmos tropicales) los brazos a la cintura amalgamados, la sensación de estar suspendida, en vilo, descubrir que puedo, que sé bailar lo que no sé bailar, si y sólo si alguien me sabe llevar, inducir el movimiento. El sábado: los cuerpos furiosos (la estridencia del hardcore), los puños en el aire, la coreografía del grito, la ronda de los periféricos.


Ayer, después de varios días de no ir, regresé finalmente a caminar a la laguna, sentí tanto placer en realizar un acto tan cotidiano y normal: caminar. Qué fortuna.

Comentarios

Samelh dijo…
hola :)

muy cierto... muchas veces no nos damos cuenta hasta que tomamos conciencia de que no somos los mismos... a veces es muy sano darnos el permiso de loquear un rato XD , pero sanamente u.u

por cierto, donde puedo comprar el libro de la recopilación de los cuentos del concurso Efraín?... he ido a varias librerías y no los venden y la chica que iba al jardín a verderlos ya no va T.T

saludos,,, que este bien,,, bye ;)
sarauribe_26 dijo…
samelh:
gracias por pasar por aquí, el libro del Efraín lo puedes adquirir en la dirección de cultura en el tercer piso del ayuntamiento, pero si quieres un ejemplar yo te lo obsequio (como fuí la compiladora me correspondió una cantidad de ejemplares), nada más pasa el día que puedas al 2do piso de la Casa de la Cultura, pregunta por el Archivo Histórico que es donde trabajo, si no estoy yo, te lo dejo con alguien de mi personal

Entradas populares