Añil


Hace un par de meses que mis días no son azules. He escuchado toda la música posible como si con eso pudiera arreglar algún desperfecto, pegar el odre roto. No sé de dónde me vino de pronto una extraña necesidad de llenarme con música, he escuchado casi de todo, en estos últimos días Compay Segundo y Marc Anthony, me gusta mucho la música cubana y la salsa pero siempre terminan por ponerme triste. A eso me refiero, mis días han sido grises o verdes, anaranjados o marrones. Me siento bien y luego me siento mal por sentirme bien. El domingo por la noche tuve una pesadilla terrible, de esas pesadillas donde tu vida se ha echado a perder y no hay ninguna reversa posible. El lunes por la mañana me veo metida en un problema editorial por mi ignorancia en asuntos de traducciones y luego, para colmo, al llegar al cajero la máquina no lee mi tarjeta y todos los de la fila me odian por hacerlos esperar. Lo único bueno que puedo decir a mi favor y ya es bastante (debo considerarme pagada de toda esta mala racha), es que mi resident evil, mi bacteria estomacal, mi pylori, ha desaparecido. Me falta todavía erradicar la otra bacteria que tengo, el doctor me da esperanzas de que posiblemente en un mes, yo lo único que hago es contar los días para volvera tomar un café, un cigarrillo, aunque los días, por lo pronto, por más que intente dibujarlos, aún no puedan ser azules otra vez.
.

Comentarios

iris dijo…
un mes solo son 30 dias o en tu caso treinta y uno porq te toca esperar un octubre... saludis saris...
C_ro dijo…
Oye, estaba leyendo hace unos minutos tu blog, y llamó mi atención que la salsa junto con la música termian por ponerte triste... en lo que leia tus líneas estaba escuchando a juan luis guerra, si bien su género no es la salsa si no la bachata, como que hay una especie de realación, la canción que escuchaba es una de mis favoritas es "bachata rosa" me encanta, es muy sensual, pero esta sensualidad más allá de la simple pero necesaría carnalidad, como elevar lo bello a lo sublime, (este ultimo comentario fue por que me tope con el libro de KAnt "observaciones sobre lo bello y lo sublime" que te platique que lo tenía en breves te lo llevo), a que voy, no encuentro en la salsa la tristeza ni tampoco en la bachata, si no una elevación de los pensamientos, un regocijo del alma, donde no es necesario sentir la dermis del otro para llegar a la exitación del espíritu, mas bien en la ausencia hay un encuentro, el encuentro con contigo misma, como una preparación para el momento inesperado.
sarauribe_26 dijo…
Iris:

espero verte en Saloma =)


c_ro:

no es la salsa, soy yo, creo que cada quien encuentra lo que quiere o lo que puede en la música, y como te decía, más que tristeza es nostalgia, pero la salsa me gusta y la de Marc Anthony más
trabajo 14 días en plataformas marinas. catorce tardes escuchando salsa (omara portuondo, rubén glz., compay). me gusta mucho una canción que viene en el disco rythms del mundo, un cover de radiohead. La canción es High & Dry. saludines

Entradas populares