Sofia Reyes Aguilar Jue 30 Ago, 2018 at 7:09 pm


Resultado de imagen para tecnicas para escribir
1. ¿Tiene alguna técnica para escribir?

Utilizo varias técnicas o procedimientos, ya sea para escribir o para inducirme a la escritura. Una muy usual es leer. Si estoy escribiendo un libro o un poema y no tengo muy claro por dónde ir, visito mis libreros y escojo los libros que creo que podrían darme alguna luz de hacia qué dirección encaminarme. Los leo y a veces en esa ocasión no tengo éxito y no consigo escribir nada. Pero quizá algo de esas lecturas al día siguiente o semanas después me diga qué caminos emprender en la escritura. A veces es inmediato: leo algo y dejo el libro porque la lectura ha sido suficiente para desencadenar lo que tengo que decir, escribir. Otra técnica es obligarme a escribir aunque no quiera o no tenga ganas. Escribir en los sitios menos pensados. En la sala de espera de un consultorio. Dentro de una clase. Mientras alguien dicta una conferencia. Las palabras de otros suelen ser detonadores de mi propia escritura. A veces basta con salir a la calle y escuchar los pedazos de conversaciones de la gente desconocida para que llegue una línea, un verso. Una técnica más es documentarme. Si estoy escribiendo de algún tema en particular investigo lo más que puedo antes de sentarme a escribir.


Resultado de imagen para rilke
Rilke

2 ¿Qué es lo que la motivó a escribir, aun cuando le decían que no iba a lograr ser una escritora?

Creo que la propia literatura fue la que me hizo pensar que lo imposible era posible. La literatura, es decir, tanto la lectura como la escritura son una adicción para mí. 

Hay un libro de Rilke que se llama Cartas a un joven poeta (te lo dejo en pdf, da click al título) y recuerdo que en la primera carta hay un fragmento que dice lo siguiente al respecto de la duda del joven acerca de si sus versos son buenos: 


Nadie puede aconsejarlo ni ayudarlo, nadie. Solo hay un medio. Entre en sí mismo. Investigue el fundamento de lo que usted llama escribir; compruebe si está enraizado en lo más profundo de su corazón; confiésese a sí mismo si se moriría irremisiblemente en el caso de que se le impidiera escribir. Sobre todo, pregúntese en la hora más callada de su noche: ¿Debo escribir? Excave en sí mismo en busca de una respuesta que venga de lo profundo. Y si de allí recibiera una respuesta afirmativa, si le fuera permitido responder a esta seria pregunta con un fuerte y sencillo “debo”, construya su vida en función de tal necesidad; su vida, incluso en las horas más indiferentes e insignificantes, ha de ser un signo y un testimonio de  ese impulso.

Cuando leí este libro de Rilke y mucho tiempo después, incluso ahora, me hice y me sigo haciendo esa pregunta. La respuesta es siempre ese fuerte y sencillo debo, es decir, un imperativo. Ese sentido del deber, de que no podía ni puedo vivir sin leer/escribir fue lo que me impulsó, a pesar de la vicisitudes a llevar a cabo mi quijotesca empresa de convertirme en escritora.





Sofía, espero poder haber respondido en alguna medida tus dudas.
Te mando un gran saludo y un fuerte abrazo hasta Victoria.
Sara


Comentarios