Infancia


¿Es la niñez un edén de dicha inocente o un tiempo de apretar los dientes y aguantarse? Si alguna vez te perturbó el ciego amor de tu madre y aún así quisiste que no poseyera otro presente sino tú; si alguna vez no entendiste qué sitio ocupaba tu padre desde su sombra invisible en el hogar y sin embargo lo convertiste en el espejo que medía la imagen de tu estatura y el sabor de tus ambiciones; si alguna vez sentiste que tu familia era inusualmente extraña, que te habían condenado a ser diferente, a nunca poder encajar en la normalidad de los demás; si alguna vez un viaje en bicicleta hacia el colegio fue la navegación de tus sueños hendiendo la niebla de una aventura infinita, sin oír otra cosa que el suave susurro de las ruedas; si alguna vez intuiste la libertad de la Belleza, la intensidad fluvial de los sentidos y fuiste capaz de oler y destilar el oscuro erotismo del Deseo; si alguna vez mentiste con el placer de saber que la verdad era sólo un juego y la ficción una realidad más verdadera que la Realidad; si alguna vez tuviste que adoptar religión y nacionalidad sin discernir ni siquiera si dios existía o no, ni si valía la pena pertenecer a un país sin héroes, un país lleno de extraños y discordia; si alguna vez no descifraste el lenguaje de los adultos y sus voces sólo emitían palabras transparentes que se deshacían como significados sin cuerpo; si alguna vez, a pesar del miedo a lo desconocido –ese monstruo sin rostro cuya mirada vacía te petrifica- pensaste: nada puede herirme, no hay nada de lo que no sea capaz… entonces, al leer, al internarte en “Infancia”, las memorias autobiográficas de J.M Coetzee (Premio Nóbel de Literatura 2003) sabrás que ningún tiempo es suficiente cuando se ama un lugar de manera tan devoradora; que toda infancia es un laberinto, una patria derruida de la que somos habitantes exiliados, una ambrosia matricial que deseamos durante nuestras vidas, afanosa, imposiblemente reconstruir, sin alcanzar comprender de manera cabal que es ella nuestra ineluctable morada, que como ha escrito la española Rosa Montero, la infancia es el lugar que habitamos para siempre.
.
.

Comentarios

iris dijo…
"...cada segundo de mi pasado determina cada segundo de mi presente..." saludos saris.
Anónimo dijo…
Surimi, ya véngase, se va a volver regia de tanto andar por allá, conarte va a terminar por adoptarte.

Anónimadivinaquién
sarauribe_26 dijo…
Iris:

saludos y te debo tu foto del curso, la grupal, pero todavìa falta la de la entrega del diploma, esa va a ser con toga y birrete o nada, y tiene que ser en el salòn de usos mùltiples de la cueva, si no, nada...


Mi queridísima y anónima amiga:

pues en parte sí ya me quiero devolver para allá, porque extraño ese calorcito sabroso y ese sudor que a usté tanto le gusta, recorriendo la espalda de uno como un gusano líquido, je, no es cierto, y porque el curso está muy bueno pero bien pesado y por tantas cosas que luego le cuento; pero por otra parte a pesar de todo estar en un hotel siempre es como estar de vacaciones y eso me gusta, además, acá están las hamburguesas de carls jr. que son lo máximo... pero no, mañana tempranito me lanzo para allá y le tengo su informe bien redactadito de la misión acá en tierras regias y de cosas importantes para nuestro proyectillo editorial, bueno, yo le iba a llevar su libro pero ya lo tiene, ay para la otra...
Anónimo dijo…
Surimi, yo chance y salgo de viaje con el Ram y regrese hasta el miércoles, pero de todas formas puede darme las luces más importantes de su viaje por email. Terminó el curso de verano del metro exitosamente, y creo que Demis estaba algo triste porque decía que ya no se iban a ver todos los días. Pero seguiremos en contacto. Me eché un proyecto al dedo que me trae un poco estresada. Ya te contaré.
Soy anónima y cobarde, y salí en televisa del golfo.
iris dijo…
disculpen q me opine en este pinpon pero de repente supe quien es la anonima y mas por q la vi en televisa del golfo...jajajaa mil perdones.
Anónimo dijo…
Iris,
sí, fui yo, pero yo no quería ir a esa entrevista o debate o lo que fuera, pero como Sara no estaba, pues ni modo. Pero Sara es la buena para hablar. Pero por cierto, Celestino no está nada mal, no?
iris dijo…
jajajaja
Anónimo dijo…
Surimi:
Estoy de vuelta en tierras tampiqueñas. Veo que usted no ha actualizado su blog!! Estoy hambrienta de noticias y de reseñas.
Le parece si la próxima semana nos reunimos en el Portón con su sobrino mayor y mi retoño mayor? Y mientras tiramos el chal un poco.

Cobarde y anónima
Mariella dijo…
Saludos Sara, este es un agradable descubrimiento.
sarauribe_26 dijo…
Saludos Mariella

y considérate bienvenida a esta paginita que se actualiza cada que puedo
Anónimo dijo…
Very cool design! Useful information. Go on! » » »

Entradas populares